Historia

Un poco de historia.....

Nuestro establecimiento se encuentra en un sector de Recoleta en donde se concentra un sector comercial importante, principalmente potenciado por el rubro textil, además existen una cantidad importante de pequeñas y medianas empresas. Este contexto otorga pertinencia a nuestras especialidades las que, de acuerdo a clasificación señalada en el decreto 220, corresponden a los sectores económicos de Administración- Comercio y Tecnología – comunicaciones desde el año 2013 abarcando esta última familia, con la especialidad de Telecomunicaciones.

Esta situación permite la creación de vínculos con la empresa, que hacen posible la realización de las prácticas profesionales de nuestros egresados y también de la inserción laboral de ellos.

Junto a esto y con la finalidad de entregar a la comunidad escolar una mayor relación y sentido de identidad y pertenencia con la nueva especialidad, se ha cambiado el nombre de nuestro Liceo, llamándose hoy en día Liceo “Instituto Tecnológico y Comercial Recoleta”.

Hace 57 años…..

El Liceo Comercial “Nora Vivians Molina” fue fundado el 1º de Marzo de 1963 por decreto Nº 6354, siendo Presidente de la República don Jorge Alessandri Rodríguez; nació con el  nombre  de Instituto Comercial Femenino Nº 8 y funcionó, en sus primeros años, en la vieja casona de estilo colonial, ubicada en el vértice del actual terreno, donde se junta Avda. El Salto con Av. Valdivieso;  la propiedad era la antigua casa patronal de los terrenos que había heredado doña Antonia Silva Prado, su última moradora antes de pasar a ser el albergue del nuevo establecimiento. Casi nada queda de aquella época; tan sólo las enormes palmeras que aún se yerguen en la plaza Las Palmeras, llamada hoy Monseñor Carlos Oviedo Cavada, la cual formó parte también del Liceo hasta los años 80 cuando fue cedida a la Municipalidad de Conchalí.

La vieja casa patronal fue demolida hacia 1965, cuando se levantó el edificio de tres bloques, en medio de un gigantesco erial, donde campeaba la tierra, seca y fina en el verano, y el barro en los días de lluvia en el invierno.

En 1978 el liceo pasó a llamarse Liceo Comercial B Nº 40, de acuerdo a los criterios de clasificación establecidos por el ministerio de Educación; en aquella época el liceo, materialmente, eran los tres bloques, donde se albergaban las salas de clases y los recintos de administración, los baños, que se ubicaban donde actualmente están, y un enorme salón, que ocupaba el espacio donde hoy  están el Laboratorio de Computación y los Comedores.

IMG_1314
X